Saturday

Hoy es del norte...

Hoy es del norte... Está cansado. Su mirada lo refleja; eso es suficiente... Hoy no va como un pincel. Su debilidad aflora. Cayó su escudo. La gente le dirige miradas severas, polares. Total, pronto podrán redimirse en la iglesia, en el templo. Allí repetirán n veces que hay que ser compasivo, solidario con los del otro lado. Hoy no es un sipático blanquito. Hoy está del otro lado del muro. El color de sus ojos lo margina hoy. Le toca ser beiren, un tipo del norte. En el norte, le tocaría ser un tipo del sur. Pura lógica. Como la gente que duerme en el túnel de la estación de tren. Como los que no llegan al túnel. Como los alumnos que suspenden los exámenes. Como el vendedor que no vende. Todos somos del norte. Pero no de un norte cualquiera. Otros nortes son sures reflejados en espejos. Los espejos son burlones, grotescamente . Insultantemente sinceros. Nuestro norte no es así. En nuestro norte particular, cabe todo. Allí está todo el que se sale de las normas. Todo el que sabe que el amor no entiende de cromosomas. El que ha perdido competitividad. El que cuestiona las leyes de la selva. ¿Cómo? ¿Que abrevie? ¿Que termine con una palabra que resuma todo? Gracias. ¿Que gracias a quién? A los sureños del norte. A los norteños del sur. A los personajes que transitan por el túnel de la estación todas las semanas. Mañana los veré. Con un cartón de soja y un croissant aplacarán el dolor del norte. El dolor mío y el suyo. El nuestro. Ellos no piensan en el dolor, no profundizan en él. Soy del sur, soy del norte. Con una sonrisa compro soja. Entre bromas, compro croissants. Bromas, croissants, soja, sonrisas. La cura para un corazón del sur. El remedio para un alma del norte. Hoy es del sur... Woodstock 69

1 comment:

LetQ said...

La discriminación, cualquira que sea la modalidad... hay que seguirla denunciando, es nuestro granito de arena para frenarla...